EL PARALÍTICO DE BET’ESDA

EL PARALÍTICO DE BET’ESDA
PORCIÓN 49
Dez.017
Tema: EL PARALÍTICO DE BET’ESDA
Comentarios. Obispo Simplicio – AMIGO DEL MESIAS
Fuente: Pergamino de Yehoshu ‘el Mesías
Lectura: Y’oc.5: 1-16
Después de eso había una fiesta de los yehudim; y Yehoshu ‘subió a Yehoshaléym. 2 En Yehoshaléym, cerca de la puerta de las ovejas, hay un tanque, llamado en Hebraico Beit’Esda, el cual tiene cinco alpendres.3 En ellos yacía gran multitud de enfermos, ciegos, mancos y resecados esperando el movimiento del agua. 4 Porque un ángel descendía en cierto tiempo al tanque, y agitaba el agua, entonces el primero que descendía, después del movimiento del agua, sanaba de cualquier enfermedad que tuviera. 5 Se hallaba allí un hombre que, hacía treinta y ocho años, estaba enfermo. 6 Yehoshu ‘, viéndolo acostado y sabiendo que estaba tan a largo tiempo, le preguntó: ¿Quieres quedarte? 7 El enfermo le respondió: Señor, no tengo a nadie que, al ser agitado el agua, me ponga en el tanque; así, mientras yo voy, desciende otro antes de mí. 8 Le dijo Yehoshu: Levántate, toma tu lecho, y anda. 9 Inmediatamente el hombre se quedó; y, tomando su lecho, empezó a caminar. Pero aquel día era un Shabat. 10 Por lo que dijeron los yehudim al que había sido curado: Hoy es shabat, y no te es lícito cargar el lecho. 11 Pero él le respondió: El que me curó, ese mismo me dijo: Toma tu lecho y camina. 12 Le preguntaron, pues: ¿Quién es el hombre que te dijo: Toma tu lecho y camina? 13 Pero lo que había sido sanado no sabía quién era; porque Yehoshu se había retirado, porque había mucha gente en aquel lugar. 14 Entonces Yehoshu lo encontró en el templo, y le dijo: Mira, ya estás curado; no peques más, para que no te suceda cosa peor.15 Se retiró entonces el hombre, y contó a los yehudim que era Yehoshu ‘quien lo curara. 16 Por eso los yehudim perseguían a Yehoshu, porque hacía estas cosas en el shabat.
COMENTARIO
El tanque en Bet’Esda era una especie de hospital; casa de misericordia, donde muchos se libraban de sus enfermos engañándolos, diciendo que un ángel descendía de año en año para agitar aquellas aguas; sin embargo, no había manifestación del Todopoderoso hasta la aparición del profeta Y’ochanan hijo del sacerdote Zekhariah.

Los ilusionistas del cristianismo para facilitar el ejercicio de sus artimañas, hacen vehementes anuncios de campañas como de prosperidad financiera, curas, resoluciones de problemas, etc.

Engañados son los que creen en esto, y se habilitan para ello; pasado tiempos sin que nada de lo prometido suceda, los estafadores de los púlpitos insisten en el ilusionismo alegando falta de fe en la víctima como razón.
En el texto, encontramos que el pueblo de Israel era engañado por sus gobernantes; los mismos usaban la creencia del pueblo para librarse de los enfermos considerados sin solución para la medicina de la época, poniéndolos en aquel tanque.

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s